¿Parece injusta la vida algunas veces?

Has logrado lo que has tratado de encontrar toda tu vida? o Tal vez no, y continuas en la búsqueda?

Has deseado tener más éxito y has hecho todo lo posible para lograrlo, has hecho todo lo que te han dicho que deberías hacer, pero el éxito que has estado buscando se está tardando mucho en llegar. Has intentado con todas tus fuerzas, especialmente al principio, en aprender todo lo necesario, estar en los lugares apropiados, hacer las cosas correctas, decir las cosas correctas…pero, a menudo, parece que las cosas no mejoran casi nada.
Antes, en tu vida, cuando comenzaste a concebir la idea de lograr el éxito, te satisfacía llenar las expectativas de aquellos que establecieron las reglas del éxito. Los maestros, padres y mentores que te rodeaban parecían confiados y convencidos cuando establecieron sus reglas para el éxito: “Llega siempre a tiempo; haz lo mejor que puedas; recuerda trabajar duro; sé siempre honesto; busca la grandeza; ve más allá del deber; a través del dolor aprendes; y, lo más importante, nunca te rindas…”
Pero, con el tiempo la búsqueda de tu satisfacción ha ido languideciendo a medida que has logrado obtener la aprobación de aquellos que establecieron las reglas, al ver que sus principios para la consecución del éxito, por mucho que lo has intentado, no te han rendido los resultados prometidos. Y lo que es todavía más descorazonador: te detienes a observar el panorama general y te das cuenta que sus principios, en la mayoría de los casos, ni siquiera les ha brindado verdadero éxito a ellos. Y luego, para empeorar las cosas, comienzas a encontrar a otras personas (quienes, evidentemente no han seguido esas reglas) y sí están logrando el éxito alejándose de la formula que has aprendido y aplicado tan diligentemente.

94 Puntos de vista

Lee mas..